MENU

La Psicoterapia Cognitivo Conductual es una forma de entender cómo piensa uno acerca de sí mismo, de otras personas y del mundo que le rodea, y cómo lo que uno hace afecta a sus pensamientos y sentimientos.Nos ayuda a conocer los diversos procesos psicológicos que explican porqué actuamos y sentimos cómo lo hacemos. La TCC le puede ayudar a cambiar la forma cómo piensa (“cognitivo”) y como actúa (“conductual”) y estos cambios le pueden ayudar a sentirse mejor. A diferencia de algunas de las otras “terapias habladas”, la TCC se centra en problemas y dificultades del “aquí y ahora”. En lugar de centrarse en las causas de su angustia o síntomas en el pasado, busca maneras de mejorar su estado anímico ahora.

Se ha demostrado que es útil tratando; ansiedad, depresión, pánico, agorafobia,fobia social, bulimia, trastorno obsesivo compulsivo, trastorno de estrés postraumático y Esquizofrenia.

La TCC le puede ayudar a romper este círculo vicioso de pensamientos, sentimientos y comportamientos negativos. Es uno de los tratamientos más eficaces para trastornos donde la ansiedad o la depresión es el principal problema.

Las Terapias Cognitivo-conductuales se aplicarían en Psicocardiología, además de lo citado anteriormente, en tratamientos de estrés en pacientes que hayan sufrido un infarto agudo de miocardio, se podría armar un programa de 20 sesiones de TCC durante un año, coordinado por terapeutas cognitivos, con el objetivo de ayudarlos a desarrollar herramientas para el manejo del estrés. 

 El terapeuta cognitivo, según Beck (1979) debe tener tres características básicas que son:

Aceptación: el terapeuta debe aceptar plenamente al paciente, su mundo y sus problemas, aunque no comparta su cosmovisión o filosofía de vida.

Autenticidad: el terapeuta debe ser genuino, sincero y auténtico, la falta de honestidad por parte, del mismo, dificultarían el establecimiento de un buen vínculo terapéutico. Si uno como terapeuta va a decir algo agradable sólo para hacer sentir bien al paciente, pero sin creerlo y sentirlo verdaderamente, será preferible no decirlo, la franqueza y la autenticidad deben ser valores fundamentales del terapeuta.

 Empatía: con este término se hace referencia a la capacidad de poder ponerse en el lugar del otro, si bien esto puede ser difícil en muchos casos, se trata de ser receptivo con el sufrimiento del otro, tampoco es algo mimético que hace que uno esté en el lugar del otro realmente, sino simplemente que pueda resonar internamente, comprender y acompañar en el padecimiento al paciente.

Creo en la potencial eficacia de sumar TCC a los programas de prevención secundaria después de un IAM o de un tratamiento invasivo de revascularización coronaria. 

El entrenamiento de la inoculación del estrés objetiva en que el paciente reciba una inoculación de tensión, de modo paralelo a cuando nos ponen una vacuna.

El entrenamiento de inoculación es una terapia para abordar distintos problemas relacionados con el estrés, incluyendo tanto técnicas cognitivas como técnicas conductuales.

El entrenamiento consta de 3 fases:

1.       Conceptualización, en donde el objetivo es establecer una relación terapéutica y de colaboración entre paciente y terapeuta.

2.       Adquisición y ensayo de habilidades, en donde se entrena el sujeto en una serie de técnicas para afrontar las situaciones de estrés: relajación, estrategias cognitivas, entrenamiento en solución de problemas, entrenamiento autoinstruccional y negación.

3.       Aplicación y seguimiento. Aquí se pone en práctica el contenido de la fase anterior y se verifica su desempeño en el estrés real.

Aun cuando el entrenamiento en inoculación de estrés se aplicó inicialmente a fobias múltiples, se ha extendido con problemas de hospitalización, dolor crónico, trastornos fisiológicos, afrontamiento en niños ante situaciones de estrés, víctimas de violaciones, ansiedad social, ira, etc.

De las terapias de Solución de Problemas indicadas por Mahoney y Arknoff (la terapia de solución de problemas D´Zurilla y Goldfried, la Terapia de solución de problemas impersonales de Spivack y Shure y la ciencia personal de Mahoney), la que ha tenido mayor alcance en su uso es la de solución de Problemas de D´Zurilla. En ella, la puesta en marcha de la búsqueda de la mejor solución entre varias opciones viene a formar parte del trabajo más práctico por sus consideraciones iniciales de la condición, el entrenamiento para la autodependencia en el control de los elementos “problema” y en el seguimiento en los resultados.

Acerca de la psicocardiología, su importancia en la prevención y la rehabilitación coronoaria, se puede dilucidar el reto por satisfacer las necesidades del abordaje psicocardiológico en los pacientes en rehabilitación por condiciones de afectaciones coronarias: estrés, depresión, ansiedad, conductas de riesgo o inapropiadas para el cierre de la experiencia de enfermedad coronaria.

No se debe de olvidar que las respuestas depresivas a la rehabilitación manifiestan una sensación subjetiva de incapacidad psicofísica, generando una tendencia a recluirse en sus domicilios y sus actividades. Por lógica las condiciones y/o esferas que rodean las experiencias de vida del sujeto son alteradas o afectadas de una manera cíclica: condiciones personales: relaciones de pareja; sexualidad, intimidad; relaciones sociales; relaciones familiares; condiciones laborales; condiciones biológicas; condiciones psíquicas; inteligencia emocional, motivación, resiliencia, miedos, etc. En la actualidad, es importante el papel de la psicología cognitiva en su aportación a la rama Clínica, podemos afirmar que las terapias cognitivo conductuales han venido a apoyar el tratamiento de las condiciones clínicas y de las condiciones coronarias.

Commentarios
Añade tu comentario

CLOSE